Generaciòn Merodeadora

Un foro basado en la època de los merodeadores, y en donde nuevas historias se estàn por contar. ¿Entras?
 
ÍndiceFAQRegistrarseConectarse
Si quieres formar parte de tu equipo de Quidditch tan solo haz un click aqui!! y apuntate!. Te esperamos!
Que esperas para postularte en el Mago del Mes?. Pasa por el Tablon de Anuncios y lee el el tema! No te lo pierdas! =D
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Tiempo en Hogwarts
Estación del año
Primavera
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Vie Mayo 01, 2015 7:13 am.
Últimos temas
» Registro de Avatar ~
Jue Mar 31, 2011 7:42 pm por Úrsula Darklight

» El que llega a 100 gana! ;)
Mar Dic 21, 2010 10:20 pm por Jean Almendro

» Te Odio Porque...
Miér Nov 24, 2010 6:33 pm por Natalie Durant

» En seatle (libre)
Miér Nov 24, 2010 6:15 pm por Natalie Durant

» Carrera de escobas a media noche (Stefen + libre)
Lun Nov 22, 2010 5:05 pm por Stefen Connor

» Definitivamente Sala de Menesteres [libre]
Mar Nov 16, 2010 8:24 pm por Lenalee Wind

» Ni lo pienses..
Miér Oct 20, 2010 7:49 am por Cristal Donahue

» The Windsor Dynasty
Jue Ago 26, 2010 10:37 pm por Windsor Dynasty

» Amor Peligroso-Twilight foro rol.
Miér Jul 21, 2010 1:04 pm por Lenalee Wind

Contacta con el Staff
Jacqueline Midnight
Severus Snape
Copyright
Protected by CopyrightSpot
Foros Hermanos
Universidad de Jagdish
Universidad de Jagdish
Mundo Mágico
Mundo Magico
AFILIADOS
Lacarnum Inflamarae


HogwartWar

Specialis Revelio



http://incantatem-hogwarts.activoforo.com/

Image and video hosting by TinyPic


Unreal World




Image and video hosting by TinyPic

Hogwarts: Time After Time








hogwartsbest



Forbidden Fruit

Tiempo Merodeador
Photobucket

http://aliceinwonderland.activoforo.com/

Comparte | 
 

 Uno mas para los Merodeadores

Ir abajo 
AutorMensaje
Jess White
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Mortifago Femenino Cantidad de envíos : 1155

Fecha de inscripción : 06/02/2010

MensajeTema: Uno mas para los Merodeadores   Vie Feb 12, 2010 12:50 am

Introduccion: Gira mas bien en torno a Sirius y Skye, Skye es la media hermana de James, hija de el padre de James y una de las tantas tias de Sirius, son algo asi cmo primos super lejanos. Haber si les gusta Wink

Capitulo 1: Inocente Niñez.
En uno de los compartimientos del expreso de Howarts dos niños armaban mucho alboroto mientras conversaban; acurrucada en una ventana una niña pelirroja de ojos verdes, Lily Evans, miraba el exterior, y en silencio otra chica de la misma edad que los demás tarareaba una melodía que era tan hermosa como ella.
Un niño desgarbado entro en el compartimiento, tenía cabello negro y grasiento y una piel olivácea; se sentó junto a la niña pelirroja y ambos comenzaron a conversar.
James Potter, un niño muy bien cuidado, con lentes y el pelo negro como el azabache completamente desordenado charlaba animado de distintas cosas con el otro chico, Sirius Black, que también tenía el cabello oscuro y unos ojos azules que impactaban, se encontraba acostado a lo largo de uno de los asientos; y junto a su cabeza estaba sentada la otra chica, Skye Black, su cabello era largo, ondulado y estaba recogido en una coleta alta y de todas formas el pelo le llegaba hasta la cintura, sus ojos color miel clara estaban fijos en sus zapatos.
El niño que había entrado al compartimiento dijo una frase que llamo la atención del pequeño james, que no se pudo contener…
-¿Slytherin? ¿Quién querría estar en Slytherin? Yo creo que me iría, ¿ustedes no?-preguntó a Skye y Sirius.
-Nuestra familia pertenece por entero a Slytherin-contesto ella aún concentrada en sus zapatos, Sirius se mantuvo serio.
-No por entero, papá estuvo en Gryffindor-le aclaró james.
Ella lo miró y se encogió de hombros.
-Y yo que creía que eran buenas personas-james se lamento falsamente, los tres se rieron.
-Creo que romperé la tradición-afirmó Sirius- ¿A qué casa irían si pudieran elegir?
-Si me dejaran elegir no sabría cual casa, pero seguramente iría a Slytherin, no debe de ser tan mala…-dijo con serenidad Skye.
-Si claro, tú irías a Slytherin por Regulus, porque le gustas y tú gustas de él-rió Sirius burlón.
-Eso no es cierto-se defendió la niña.
-Siempre que tú y tu madre van a la casa de mis padres te la pasas el día completo con Regulus, encerrados en su cuarto y se dan besitos-tiró besos al aire y siguió riéndose.
-Eres un mentiroso-replicó roja como un tomate.
-A Skye no le gusta Regulus-afirmó James riendo; por un momento ella pensó que la iba a defender-, a ella le gustas tú-estalló en carcajadas.
-¡No es verdad!-se quejó más roja que antes.
-Sí lo es-la contradijo su hermano-, no puedes negarlo porque lo leí en tu diario, estaba su nombre en tooodo un pergamino-explicó señalando a Sirius-rodeado de un montón de corazones-volvió a reír.
- ¿Leíste mi diario?-el cabello de skye se volvió rojo por su enojo, el compartimiento se tornó más caliente.
-Lo dejaste abierto encima de tu mesa de luz-se encogió de hombros como si eso no importara-”Hoy soñé con Sirius Black, el es tan lindo-empezó a contar imitando la voz de Skye-, sus ojos azules son hermosos y su pelo y su forma de caminar y aaah (suspiro), me gusta que me mire de esa forma, porque es tan lindo”-se rió divertido.
Sirius se quedó atónito, miro a Skye y luego a James y luego a Skye otra vez, y no supo que decir. Ella por su parte estaba roja de vergüenza e ira, su cabello que ahora era del color del fuego parecía llamear ante la luz del sol poniente y sus ojos estaban llenos de lágrimas. James se sintió un poco culpable por haberla avergonzado frente a Sirius, trató de disculparse pero ella salió corriendo del compartimiento tapándose el rostro lleno de lágrimas.
-Ahm…se le pasara…-dijo james dudoso. Sirius asintió sin decir palabra sobre el tema, optó por hacer de cuenta de que no había pasado nada.
- ¿y qué casa elegirías?—volvió a preguntarle a James.
-G-Gryffindor, donde habitan los valientes de corazón-dijo aun mirando la puerta.
El chico de pelo grasiento, Severus Snape, hizo un ruidito de disgusto. James se giró hacia él.
-¿Hay algún problema?
-No-dijo Severus, aunque el desprecio en su voz daba a entender todo lo contrario- Si prefieres tener músculos que cerebro…
- ¿y a dónde esperas ir viendo que no tienes ninguna de las dos?-interrumpió Sirius.
James soltó la carcajada, Lily se puso de pie, un tanto sonrojada, mirando a James y a Sirius con desagrado, también le había molestado que hicieran llorar a aquella chica.
-Vámonos a otro compartimiento Severus.
-Ooooohh…
James y Sirius imitaron su voz arrogante y comenzaron a reír.
-Nos vemos luego Quejicus-gritó Sirius antes de que Severus y Lily se alejaran.


Última edición por Jess White el Vie Feb 12, 2010 12:57 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Jess White
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Mortifago Femenino Cantidad de envíos : 1155

Fecha de inscripción : 06/02/2010

MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   Vie Feb 12, 2010 12:51 am

Mientras Sirius y James se ponían su nuevo uniforme del colegio, ambos pensaban en Skye, quien no había vuelto después de haber salido corriendo y llorando.
James sentía la culpa atragantada en la garganta, estaba completamente arrepentido de haberla delatado frente a Sirius y quería pedirle disculpas; no le gustaba pelearse con ella porque la quería mucho como hermana y no le gustaba verla triste.
Sirius, por otro lado, no dejaba de darle vueltas a lo que había dicho James, es que Skye no podía gustar de él, ¿o sí?, ahora que lo pensaba ella no era una niña fea, era buena con él siempre, pero nunca se le hubiese ocurrido que gustara de él. De todas formas no importaba porque la seguiría tratando como antes, le daban igual las niñas, no estaba para eso de noviecitos, prefería jugarles bromas que andar de la mano con ellas…


Todos marcharon por la estación de Hogsmade al llegar, y Hagrid los condujo hasta el Lago para llevarlos hasta el colegio en bote. Ni Sirius, ni James vieron a Skye allí, lo que les pareció raro. Se metieron al bote que les había tocado, junto con otros dos chicos, uno que parecía estar enfermo, tenía ojeras y la piel pálida, cabello castaño claro y ojos del color de las avellanas; y otro que era regordete y pequeño, con ojos pequeños y negros parecidos a los de los escarabajos, nariz puntiaguda y pelo rubio.
Entraron en fila por la gran puerta de roble y fueron precedidos por una mujer alta, de lentes, que decía ser la profesora Minerva McGonagall, hasta el Gran Comedor donde cuatro largas mesas llenas de estudiantes lo abarcaban todo, caminaron muy apretujados mirando el techo, que parecía ser el mismo cielo repleto de estrellas que había fuera, y se detuvieron frente a una butaca donde había un viejo sombrero, y detrás una larga mesa llena de profesores.
La profesora McGonagall estiró un largo pergamino y comenzó a llamar a los nuevos alumnos de primero. El comedor entero se sumía en el silencio cada vez que el sombrero era puesto en la cabeza de un estudiante y rebelaba la casa a la que asistiría.
- ¡Black, Sirius!
El se abrió paso entre los demás luego de que james y los otros dos le desearan suerte. Se sentó en la butaca y la profesora McGonagall le colocó el sombrero, que le tapó los ojos momentáneamente.
-Mmm…-dijo el sombrero pensativo-es difícil decidirse, sí que lo es.
Por favor déjame romper la tradición familiar, por favor déjame romper la tradición familiar- pensó Sirius.
-Oh…-el sombrero se tomó su tiempo en meditar lo que Sirius había pensado- ¿estás seguro de lo que deseas muchacho?-preguntó con serenidad muchos minutos después.
Sirius repitió sus pensamientos cada vez con más fuerza.
-Bueno si es lo que quieres-concedió el sombrero- ¡Gryffindor!
Sirius se quitó el sombrero gustoso de la elección del sombrero y fue corriendo a la mesa de Gryffindor, que estallaba en aplausos.
- ¡Black, Skye!- llamó la profesora McGonagall.
El comedor entero prorrumpió en murmullos.
-¿Qué no es la chica fénix?
-Si, si, es ella. A la que le remplazaron el corazón.
-Dicen que mató al fénix y le arrancó el corazón con sus propias manos.
-Es realmente horrible-se quejó una chica-que dejen venir aquí monstruos como ella.
-Asesina, eso es lo que es.

Los rumores no pararon y todos la miraron fijo cuando se sentó en el taburete. Sirius no dejó de notar que sus ojos estaban rojos de tanto llorar, y que su largo cabello oscuro estaba desvaído y sin brillo y su rostro completamente pálido, y él sabía que eso le pasaba cuando se ponía triste, le hubiese gustado que no hablaran así de ella, debía de ser horrible que te creyeran un monstruo.

Todos se callaron esperando que el sombrero hablara, se tomó su tiempo para pensar lo que dijo a continuación.
-Oh, niña, tu quedarías bien en cualquiera de las casas, sí, estoy completamente seguro de ello. Ustedes los Black siempre me han sido fáciles de ubicar, todos han respetado su largo linaje de sangre pura, todos Slytherin, si si… Pero tú y tu primo han cambiado todo enteramente, ambos tienen mentes muy diferentes a las de su familia… son ambos la perfecta excepción sin duda alguna…
No me pongas en Gryffindor, no me pongas en Gryffindor, no donde él esté, no quiero, no quiero-suplicó en sus pensamientos Skye.
No soportaría la vergüenza de verlo a la cara después de lo del tren.
- ¿Por qué no mi niña?-preguntó curioso el sombrero-bueno, tu tendrás tus razones… entonces que sea… ¡Slytherin!
Skye se sacó el sombrero agradecida y bajó sonriente de la butaca para ir a la mesa de Slytherin, que estalló en aplausos, se sentó junto a Narcisa y Bellatrix, sus primas, quienes la felicitaron orgullosas.
Sirius la miró fijo, esperando que en algún momento lo mirara para poder dedicarle una sonrisa y aclararle que todo estaba bien, pero ella no lo miró en ningún momento y se sintió extraño por eso. Volvió a prestar atención a la ceremonia de selección.
Le hizo un lugar a la chica del tren cuando ella se unió a los demás Gryffindors, pero ella debió de reconocerlo porque le dio la espalda y lo ignoró.
- ¡Lupin, Remus!
El chico con pinta de estar enfermo que había estado en el mismo bote que Sirius y James se acercó al taburete. El sombrero lo rozó y enseguida gritó “¡Gryffindor!”; también el otro niño que iba en el bote fue enviado a Gryffindor, Peter Petigrew, aunque el sombrero no quedó muy seguro de su elección. Luego fue el turno de James y el sombrero se decidió muy rápido, James se acercó sonriendo satisfecho a la mesa y se sentó junto a Sirius.


Los años fueron pasando en Hogwarts, y aquellos “inocentes niños” se convirtieron en adolescentes. Todo había cambiado y las cosas ya no eran iguales.
Skye se hizo muy amiga de los Slytherin, especialmente se llevaba muy bien con Regulus Black; aún así, pasaba mucho tiempo con su hermano James y con Remus, con Sirius se hablaba muy poco y a Peter lo detestaba muchísimo, y solía defender a Lily Evans de algunos de los de su propia casa; se unió al equipo de quidditch como golpeadora y le iba muy bien.
James comenzó a fijarse más en Lily, y se obsesionó con ella en cuanto le dijo que no quería salir con él porque era un arrogante. Remus se concentraba mucho en sus estudios, Peter se convirtió en el más chupamedias de todos, y Sirius se volvió uno de los chicos más atractivos de Hogwarts, muchas de las chicas se morían por estar con él, hasta las de Slytherin. Se presentó a la prueba de Cazador para formar parte del equipo de quidditch de Gryffindor, junto con James como buscador cuando estaban en tercero y lo consiguieron.

Llegó el sexto año y todo cambió aún más en un solo verano.
Volver arriba Ir abajo
Jess White
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Mortifago Femenino Cantidad de envíos : 1155

Fecha de inscripción : 06/02/2010

MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   Vie Feb 12, 2010 12:52 am

Capítulo 2: Reencuentros y Sorpresas…
- ¡James Potter! ¡Baja aquí en este preciso instante si no quieres que te arrastre!- gritó desde la sala una mujer alta, esbelta, atractiva, de cabello castaño y ojos color marrón.
- ¿Qué pasa?- pregunto Skye bajando las escaleras con lentitud, restregándose los ojos por el sueño. Aún vestía su camisón corto negro de satén.
- ¿Cariño no crees que es muy temprano para gritar de esa forma?- inquirió Charlie Potter, el padre de Skye y James, bajando tras su hija con la misma cara de dormido. Besó la frente de su niña al pasar por su lado y fue hasta su esposa.
- ¡Baja ya James o nunca olvidarás el castigo que te daré por esto!-gritó molesta hacía el piso de arriba, cruzada de brazos.
- ¿Qué hizo esta vez?-preguntó Skye, su tono de voz denotó que ya estaba acostumbrada a las travesuras de su hermano.
-Seguro que no es tan grave como para que nos despiertes de esta forma, linda.
-Claro, sigue así Charles. Ya es tiempo de que madure, tiene 16 años, no 11. Mira lo que le hizo al pobre de Joy-señalo al gato que se paseaba entre sus piernas, tenía el pelo de todos colores con unos extraños dibujos, los bigotes muy largos y rizados, dos patas más de las que debería y extremadamente deformes y su maullido había sido remplazado por el canto de los gallos.
Charlie comenzó a reírse y también Skye, la señora Potter sin embargo se mantuvo seria y con el ceño fruncido.
- ¡James Potter! Baja aquí ahora, es la última vez que te lo digo.
-Ya voy mamá, estaba vistiéndome-su dulce voz inocente no podía engañar a su madre, lo conocía demasiado bien.
Bajó las escaleras despreocupado, y se quedó junto a Skye, a la prudente distancia del brazo de su madre, obviamente no era ningún inocente y aunque fingía serlo sabía que su madre no le creería.
-Quiero que me expliques ¡AHORA! ¿¡PORQUÉ DEMONIOS Y CÓMO CARAJO HICISTE ESTO!?—su grito fue tan estridente y se le veía tan enojada que James se quedó paralizado, su gato Joy salió corriendo despavorido y Skye y Charles dejaron de reír al instante.
-Ahm…-James no estaba seguro de si mentirle era una buena idea, pero estaba seguro que decirle la verdad no era precisamente muy bueno…al menos no lo era para él.
-Miénteme, jovencito, y ya verás-lo amenazó.
-Bueno, solo fue una broma mamá, inocente, no he lastimado a nadie.
- ¿NO HAS LASTIMADO A NADIE? ¿Y EL POBRE DE JOY QUÉ, ÉL NO SALIÓ LASTIMADO?
-Te aseguro que no le dolió, enserio ma, estará bien, el efecto se le pasará en unas horas, no te preocupes.
-Más te vale que no vuelvas a hacer una de estas cosas aquí jovencito, ni en ningún lado, o te arrepentirás. Y no te pongo un castigo porque tenemos que irnos ya a la estación King Cross. Bueno, muévanse ya, que no tenemos tiempo; arreglen sus baúles y salgamos.
Ni Skye ni James se molestaron en decirle nada, subieron corriendo las escaleras y se metieron cada uno en su habitación. Bajaron segundos más tarde con sus baúles listos y vestidos con la ropa apropiada, o sea, ropa de muggles.
Viajaron como muggles en un taxi para muggles, y llegaron a tiempo a King Cross.
James se despidió de sus padres y subió al tren a reencontrarse con sus mejores amigos, Remus, Peter y Sirius; Skye abrazó fuerte a su padre, quien le dio un beso en la mejilla correspondiéndole el abrazo, y saludó sonriente a la señora Potter, que también le dio un beso en la mejilla y le devolvió la sonrisa, luego se marchó a reunirse con Regulus y sus amigos.

Ya la mayoría del colegio la había aceptado, habían aprendido a no hacerla enojar, y habían descubierto que era una de las personas más tiernas y buenas que existía. En el pasillo del tren unas chicas la saludaron animadas y ella les devolvió el saludo siguiendo su camino. Encontró el compartimiento donde estaban sus amigos y compañeros del equipo de quidditch de Slytherin.
-Hola Reg, ¿cómo has estado?-se sentó a su lado, saludó a los demás con la mano.
-Bien, como siempre-respondió el otro, la miro con sus ojos azules muy parecidos a los de su hermano y se sorprendió.
Ella estaba más hermosa que nunca, y Reg fue el primero en darse cuenta, siempre le había gustado Skye, ella era… no tenía palabras para explicarlo, pero ahora era mucho más de lo que había sido nunca. Jamás le dijo lo que sentía, seguía esperando que se diera algún día, pero no encontraba el momento…
-Reg-Skye movió la mano delante de sus ojos para traerlo a la realidad- ¿En qué pensabas?
-Ehm… nada, es que… estás distinta-dijo, tratando de disimular lo obvio.
- ¿Si? Pero… ¿es eso malo?-pregunto algo nerviosa.
-No, por supuesto que no-afirmó rápido-, si crees malo ser más bonita…-murmuro.
Skye sonrió radiante y Reg se pregunto si podía existir algo más hermoso que ella y su sonrisa, no, no podía existirlo, al menos no para él.

En el viaje él no pudo dejar de mirarla, ni de devolverle la sonrisa cada vez que ella le sonreía. Skye se marchó al baño a cambiarse de ropa, salió de allí con tranquilidad, y se dirigió a ver a su hermano.
La pollera le quedaba más corta de lo normal, porque había crecido bastante, y la camisa resaltaba bastante su pecho; se puso la capa para disimular un poco, pero no podía cerrarla porque le daba demasiado calor; la verdad es que tener un corazón de fénix presentaba sus desventajas cuando hacía calor y debía ponerse cosas abrigadas, como en ese momento su capa, que era realmente abrigada.
Abrió la puerta del compartimiento pero no pudo decir ni hola.
- ¿Qué haces?- preguntó molesto James.
- ¿Que hago de qué?-Skye no entendía nada.
- ¿Cómo es que sales así? Ciérrate esa capa, ¡ahora!-exigió.
Skye no pudo dejar de reírse.
-Oh, vamos James, sabes que si me la cierro me sofocaré. Hace muchísimo calor.
-No me interesa, con el montón de babosos que hay por aquí.
-No creo que nadie quiera mirarla- afirmó Peter, a quién Skye dirigió una mirada gélida.
-Claro que la miraran, así como va vestida hasta las mujeres la mirarían-afirmó James.
Skye puso los ojos en blanco.
- ¿No estás de acuerdo conmigo Canuto?
Sirius, que estaba enfrascado en un crucigrama del Profeta, lo miró con ojos interrogativos, no había prestado nada de atención a lo que decían.
- ¿Qué?-inquirió sin entender a lo que se refería James.
- ¿No estás de acuerdo conmigo en que si va vestida de esa forma todos los babosos de este tren la acosarán?-volvió a preguntar.
Sirius miró a quién había entrado al compartimiento y la recorrió con los ojos de abajo hacia arriba, y al llegar a su rostro, que estaba particularmente diferente, mucho más lindo, se dio cuenta de que era Skye. Se quedó en silencio, con la boca entre abierta como un idiota.
-ehm… le-le queda muy bien-dijo sin dejar de mirarla.
James frunció el ceño, resopló y miró a su hermana. Ella se cerró la capa y lo miró.
- ¿Ya estás contento?-lo miro algo molesta.
-Bueno ¿Y a qué viniste?-pregunto su hermano, aún con tono de enfado.
-Solo a ver como estabas, y también a ver a Remus, pero veo que no está aquí, y viendo que estás de maravilla me voy.
Se dio media vuelta y se marchó desabrochándose la capa por el camino. Sirius no quitó de la puerta su mirada.
James le lanzó su paquete de grageas de todos los sabores para que reaccionara.


Última edición por Jess White el Vie Feb 12, 2010 12:58 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Jess White
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Mortifago Femenino Cantidad de envíos : 1155

Fecha de inscripción : 06/02/2010

MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   Vie Feb 12, 2010 12:54 am

-Oye-se quejó Sirius cuando el paquete le dio en la cabeza- ¿Por qué me pegas?
-“Le queda muy bien”-repitió James imitándolo y exagerando su mirada de tonto-. Te estabas baboseando por mi hermana -le replicó enojado.
-Yo no me baboseaba-lo contradijo Sirius, aunque sabía que estaba mintiendo.
-Oh, por favor, todos nos dimos cuenta. No con ella Sirius, puedes jugar con todas las chicas que se te dé la gana y lastimarlas y usarlas, pero a mi hermana no. Te metes con ella y estás muerto ¿Estamos?
-Tranquilo James- dijo Sirius, parecía que su amigo hablaba muy enserio-, no me gusta Skye, nunca me gusto y no me gusta ahora. Tranquilízate-dijo de nuevo- ella está prohibida.
Mentirle a su mejor amigo era horrible, pero no podía decirle que su hermana estaba más que hermosa, que era realmente muy sexy, y mucho menos después de la advertencia de James. Trataría de controlarse y punto, después de todo, no la veía mucho en Hogwarts, y ella siempre estaba con esas personas que él detestaba, solo había sido el impacto de verla tan cambiada, solo eso, se le pasaría seguro, habían chicas mucho mas lindas en Hogwarts, claro que ninguna de esas chicas era como ella, porque había que aceptar que no se encontraban muy seguido mujeres sexys y además con algo de cerebro, tenía que aceptarlo… pero no podía gustarle ella, ella no podía gustarle porque era la hermana de su mejor amigo, y él era más importante que una calentura adolescente, ¿pero tan importante?

Capítulo 3: Rechazo y Culpa.
Sirius había querido creerse sus palabras, pero la verdad era que los Gryffindors y los Slytherin compartían muchas clases, y claro, Skye estaba en ellas y siempre se sentaba con Remus, delante de él y de James. Le era difícil controlar la necesidad de mirarla teniéndola tan cerca y con James a su lado, que como lo conocía bien sabía que Sirius no podía mentirle y se había dado cuenta de que lo del tren no se le había pasado todavía, se le complicaban las cosas mucho más. Su mejor amigo estaba decidido a evitar que se acercara a Skye más de lo que lo había hecho.

Ese día fue el día de mala suerte… o tal vez de buena, Sirius no podía definir las cosas en esos momentos. James y Remus habían sido castigados y por eso no iban a asistir a las clases ese día, él había llegado temprano a la clase de defensa contra las artes oscuras, había ocupado su lugar y estaba muy tranquilo repasando. La clase se fue llenando de apoco, y el profesor entró minutos después. Miró el banco de adelante, hoy podría mirarla sin problemas porque James no estaba, pero delante habían dos alumnas de Gryffindor, miro la clase por entero pero Skye no estaba…
Pasaron varios minutos y entonces la puerta se abrió, toda la clase se volvió para ver quién era, Skye estaba ahí de pié.
-Disculpe profesor, tuve un inconveniente, la profesora McGonagall dijo que se lo explicaría, ¿Me permite entrar?
-Claro, pase señorita Black, y siéntese-el profesor se volteó y siguió escribiendo en la pizarra.
Sirius la miró un poco más y volvió a prestar atención a la clase, sin dejar de ver en sus pensamientos la figura de ella, tan inocente y sexy a la vez.
-Sirius-él la miró, de abajo a arriba, clavó sus ojos azules en los suyos, tan lindos- ¿Te molesta que me siente aquí?
-No, no, siéntate.
Ella le sonrió y ocupó el lugar que siempre ocupaba su hermano. Sirius se quedó impresionado, ¿cómo es que nunca se había dado cuenta de lo hermosa que era cuando sonreía?
Era como si lo hubiese hipnotizado, no prestaba atención a la clase ni a nada que dijera el profesor.
-Señor Black-insistió el profesor-, ¡Señor Black!
Skye se volvió hacia Sirius, y manteniendo su deslumbrante sonrisa le dijo:
- Se va a enfadar si no le contestas.
Sirius asintió sin escuchar lo que decía.
- ¡Señor Black!-repitió el profesor ahora molesto-me gustaría que dejara de mirar a su compañera de banco y me respondiese la pregunta.
- ¿Qué?-dijo al reaccionar-ah… si… claro, la pregunta… ¿podría repetírmela profesor?
El profesor resopló enfadado.
-Señorita Black, ¿usted conoce la respuesta?
-Los patronus son capaces de alejar a los dementores porque emiten una energía positiva muy fuerte, y así el mago queda protegido, ya que el dementor se alimenta de su patronus y no de sus propias emociones. Pero solo los magos poderosos pueden llegar a materializar un patronus capaz de ahuyentar a más de un dementor a la vez.
-Exacto, 5 puntos para Slytherin-recompensó-. ¿Comprendió el concepto señor Black?
Este asintió y fijó la vista en sus notas incompletas.
Solo miró a Skye de reojo después de lo que el profesor había dicho, y ella simuló no darse cuenta de eso, aunque de vez en cuando sonreía de costado…
La clase acabó ni bien el timbre sonó, y todos se apresuraron a salir. Skye juntó sus cosas tomándose su tiempo, Sirius la contemplo unos segundos y luego juntó sus cosas.
-Nos vemos luego, Sirius- se dio media vuelta y se encaminó a la puerta y Sirius no pudo evitar mirar como sus caderas se movían a cada paso que ella daba.
Es la hermana de tu mejor amigo-pensó-¡es la hermana de tu mejor amigo!
-Por favor espere, Señorita Black-llamó el profesor juntando sus cosas del escritorio-, usted también Señor Black.
Skye regresó sobre sus pasos y se paró junto a Sirius, de cara al profesor.
- Ya que el Señor Black parece prestarle más atención a usted que a mí, me gustaría que le ayudara con las teorías de los hechizos que hemos dado hasta ahora y que le pase todas las notas que le faltan, señorita Black, ya que al parecer se ha perdido varias clases observándola-los miró a ambos por arriba de sus gafas- ¿Sería de mucha molestia?
- Supongo que no profesor, si Sirius no tiene inconveniente alguno, claro-respondió Skye con serenidad.
- ¿Tiene algún inconveniente, Señor Black?
-eh… no-contestó mirando al profesor.
-Entonces espero ver resultados positivos-se volteó para volver a su escritorio-, espero le sirvan las clases, Señor Black. Pueden retirarse.
Los dos salieron del aula y se encaminaron al Gran comedor para el almuerzo. Sirius no se animó a mirarla en el camino, nunca le había pasado, sentirse así por una chica… pero Skye era mucho más que una chica, era una mujer y a él le encantaba.
Ella se frenó antes de entrar al Gran Comedor, mirándolo como siempre lo miraba.
-Si no me equivoco, hoy no tienes práctica de quidditch ¿no?
-No-contestó él tratando de no mirarla mucho.
Ella sonrió.
-Yo tampoco, si quieres puedes ir a la biblioteca después de tú última clase, yo estaré haciendo algunos deberes, puedo explicarte las teorías en algún aula vacía y ya de paso podrás ponerlas en práctica.
Sirius asintió, posó sus ojos azules en el rostro de ella, quien sonrió cuando sus miradas se encontraron.
-Luego nos vemos-le volvió a sonreír y se marchó a su mesa.
Sirius la vio sentarse junto a Regulus, y siguió viéndola, hasta se olvidó de su comida.
Volver arriba Ir abajo
Jess White
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Mortifago Femenino Cantidad de envíos : 1155

Fecha de inscripción : 06/02/2010

MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   Vie Feb 12, 2010 1:05 am

Pasaron las horas y las clases con ellas. Sirius no volvió a la torre, fue directo a la biblioteca para verla de nuevo.
Era rara la sensación de ansiedad que sentía, pero se calmó en cuanto la vio sentada en una de las mesas, con su pelo sobre el hombro y rodeada de libros. El se le acercó en silencio. Skye levantó la mirada de sus estudios, y sonrió sincera.
-Ya casi termino Sirius-aseguró- solo me faltan unas cosas.
El asintió sin dejar de mirarla, ella junto sus cosas al terminar, metió sus cuadernos en la mochila y devolvió los libros a las estanterías correspondientes.
-Bien-dijo al voltearse hacia Sirius-, el aula que vamos a usar no está lejos de aquí.
Caminaron juntos hasta el aula que Skye había elegido para practicar; Sirius trató de contener sus ganas de observarla, no quería que le pasara esto, de verdad él quería dejar de pensar en ella.
-Es aquí-dijo ella, y abrió una puerta dejando a la vista una sala amplia, que tenía algunos objetos contra las paredes.
- ¿Qué vas a enseñarme?
-Lo que no entiendas-respondió sacando la varita y dejando las cosas en un pupitre desgastado. Apuntó a una de las antorchas apagadas y voz clara dijo: -Incendio- la antorcha se prendió al instante-. Ahora inténtalo tú, no es difícil.
Sirius le hizo caso, hizo exactamente lo que ella y la siguiente antorcha apagada se encendió.
-Bien, ese hechizo es muy simple, solo tienes que practicarlo unas pocas veces y te saldrá al instante-lo felicitó- Ahora practicaremos el patronus, estoy segura de que te saldrá bien Sirius, eres un buen mago-le dedicó otra de sus esplendorosas sonrisas.
No era fácil concentrarse con ella cerca, pero los hechizos le salieron bien. No supo que contestarle cuando le preguntó que recuerdo había elegido para que el patronus fuera tan potente, todos los recuerdos felices que se le habían pasado por la cabeza en ese instante habían sido de ella, cuando eran niños, ahora, sus sonrisa, su forma de caminar, como se sonrojaba cada vez que él le dirigía la palabra cuando eran pequeños y como se quedaba callada sin saber que decirle. Era raro que nunca se hubiese dado cuenta de la chica que tenía en frente, no le prestaba mucha atención antes, en sí, le parecía tonto que ella hubiese tenido que cambiar y convertirse en algo tan hermoso solo para que él se diera cuenta de que existía.

No terminaron tarde, pero cuando salieron del aula ya no había gente por los pasillos.
Durante gran parte del camino Sirius estuvo pensando en que hacer, si aguantar a que se le pasase, si es que pudiese, o decirle a Skye lo que estaba pasando. Prefirió no decirle nada, mejor sería esperar, tal vez ella todavía lo quería, porque recordaba que cuando eran niños ella gustaba de él, claro que Sirius nunca le había dado bolilla.
Se frenaron en el vestíbulo, Sirius se quedó en silencio aún pensando. Decidió hablar con ella, al menos para sacarle conversación.
- Tú y yo nunca hablamos mucho…-decidió decir.
- Es cierto, desde que me pusieron en Slytherin, no sé por qué en realidad, eso de que Gryffindor y Slytherin se lleven mal es una verdadera estupidez.
- ¿Entonces por qué aceptaste ayudarme en Defensa?
- Porque el profesor me lo pidió, y no me molesta ayudar a un amigo-sonrió.
- Bueno, gracias, me ayudo mucho.
- De nada Sirius, somos algo parecido a una familia-sonrió con ironía-puedes contar con migo cuando quieras.
- Sí, gracias-repitió Sirius sin saber cómo abordar la pregunta que quería hacerle.
- Bueno, ya me voy, estoy algo cansada-se paró de puntitas para darle un beso en la mejilla, Sirius sintió calor allí donde ella le puso sus labios, Skye se separo- Nos vemos luego Sirius- se dio media vuelta para irse.
Estaba ya en la entrada a las mazmorras cuando Sirius le gritó.
- ¿Te gustaría salir con migo?-terminó la pregunta y se quedó en silencio, sin saber qué hacer.
Skye se dio vuelta, lo miro algo confundida, había esperado mucho tiempo para que él le hiciera esa pregunta, pero nunca creyó que fuera a hacerla algún día.
- ¿Salir contigo?-quería cerciorarse de que había oído bien.
-eh… Sí, salir conmigo… ¿te gustaría?- esperó mirándola a los ojos, inquieto.
-Ah… Sirius, de verdad me gustaría pero… -no parecía contenta de tener que decirle aquello- Avery me invitó a salir hace una semana, y le dije que si… lo siento.
Por su forma de mirarlo, daba la impresión de que le hubiese gustado cancelar a Avery e ir con Sirius a donde fuese que él quisiese llevarla.
Sirius asintió, un poco decepcionado, pero le sonrió porque no le gustaba que le mirara de esa forma…
-Bueno, entonces nos vemos.
Se dio media vuelta y subió las escaleras lento, sin mirarla aunque se moría de las ganas. Y ella se quedó allí, esperando que se diera vuelta para poder sonreírle o decirle algo alentador, pero Sirius no se dio vuelta y desapareció por los pasillos, Skye se dirigió a su sala común, tratando de no sentirse mal consigo misma por haber rechazado a Sirius.
Volver arriba Ir abajo
Jess White
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Mortifago Femenino Cantidad de envíos : 1155

Fecha de inscripción : 06/02/2010

MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   Vie Feb 12, 2010 1:07 am

Capítulo 4: Resentidos
James estaba de vuelta al día siguiente, y aunque no hubiese estado, Sirius no hubiese mirado a Skye, nunca le habían dicho que no, y jamás le había importado eso, pero que fuera justo ella la que lo hiciera le molestaba más de lo que debía.
Entonces decidió no dejarse molestar por el tema, decidió que seguiría saliendo con todas las chicas que se le diera gana y conservar a su mejor amigo.
Cuando era la hora del almuerzo, los merodeadores entraron en el gran comedor y se sentaron en sus lugares de siempre. James miró a lo largo de la mesa, pero no encontró lo que buscaba, así que se quedó como un idiota desesperado observando la puerta esperando a que Lily Evans entrara, y cuando ella lo hizo se quedó atontado siguiéndola con la mirada, ella lo ignoró como siempre hacía; Lily había cambiado bastante, su rostro seguía siendo el mismo rostro infantil, pero estaba más linda que antes, James se había dado cuenta de eso, y la había invitado a salir pero ella le había dado un NO sin siquiera dejarlo terminar la pregunta. En vez de prestarle atención a James, Lily saludó con una magnifica sonrisa a Remus, parte porque él era su amigo, y parte porque James se molestaría. Sirius se empezó a reír cuando su mejor amigo tiró su comida y empezó a despotricar en voz baja a nadie en particular.
- Ya olvídalo James, ella te atormentará hasta el fin de sus días- le dijo Sirius a James.
- Yo creo que si no fueras tan… arrogante- dijo Remus en voz baja y pensativa- tal vez Lily se lo pensaría.
- Yo no soy arrogante.
- No, no lo eres- afirmó Sirius-, sólo presumes de más a veces, por lo general cuando ella está.
James se mandó a la boca toda la comida que pudo encontrar y no volvió a decir nada.
Peter comenzó a comer también y Remus tomaba de su jugo mientras ojeaba unas notas de Historia de la Magia. Sirius se distrajo con una cara que había esperado ver, pero que trataba de no mirar. Skye estaba justo enfrente de él, pero en su mesa, se reía con Regulus de alguna cosa, y Avery estaba a su lado, abrazándola por la cintura. Sirius sintió una molestia muy grande que no se explicaba muy bien, o que sí se explicaba pero que no iba a aceptar, e hizo lo primero que se le ocurrió, invitar a salir a la chica que estuviera más cerca y que fuera más linda.
- ¡Ana!- llamó, la chica se volteó para mirarlo, James, Peter y Remus lo miraron y a la chica- ¿Quieres salir conmigo?
Ella lo miró sorprendida, y luego sonrió.
- Claro- dijo, riendo con sus amigas y se dio la vuelta para cotillear con ellas sobre el reciente acontecimiento.
- ¿Qué demonios fue eso?- preguntó James sin rodeos.
- ¿Qué?- inquirió Sirius.
- Lo que acabas de hacer. No me dijiste que pensabas invitar a McMillan a salir.
- No lo pensaba.
- ¿Y fue una ocurrencia del momento?- preguntó Remus.
- Es linda.
- Si, lo es- afirmó James-, pero de todos modos…
- Ya déjalo, se me ocurrió invitarla y punto.
Miró a Skye, dudaba que ella lo hubiese oído, pero albergaba esperanzas. Regulus se había ido, y Skye se reía mientras Avery le decía alguna cosa al oído y le besaba el cuello. Empezó a comer tratando de opacar su enojo. James y Remus siguieron su mirada, y vieron la escena. James se molestó, Remus los observó a todos, pensativo.
- Oí un rumor de que lo están haciendo- comentó Peter en voz baja.
James le dirigió una mirada asesina, pero el metiche Peter no se dio cuenta.
- Mi hermana no es de esas- murmuró James apretando los dientes.
Peter se encogió de hombros y siguió comiendo.
- Está saliendo con Avery, por lo que parece- comenzó a decir Sirius, sin apartar la vista de la comida que cortaba con tanta fuerza y concentración-, y ese si es de esos.
James miró a su hermana y al chico que la besuqueaba, él estaba al tanto de que Avery era de esos, y estaba seguro de que deseaba hacerlo con su hermana, porque ella era hermosa y tierna, Skye era una chica que muchos deseaban, James sabía eso. Volvió a comer, ingiriendo lo que había en su plato sin apartar la vista de la pareja.
Regresaron a las clases muy sombríos los dos, Sirius no habló de nada ni James lo hizo, Remus prestó la mitad de su atención al profesor y la otra mitad a sus amigos, esperando que James estallara de ira en cualquier momento, pero no lo hizo.
Todos fueron a la sala común cuando acabó la jornada; Remus y Peter se sentaron a hacer la tarea. James y Sirius fueron al campo de Quidittch a desviar su enojo y a practicar con el equipo de Gryffindor. Llegaron a los vestuarios y se cambiaron de ropa, salieron al campo con sus escobas, Sirius preparado para meter muchos tantos y descargar su ira, James listo para perseguir la snitch a toda velocidad, a ver si eso lo relajaba un poco.
En el campo, los Slytherin terminaban su práctica, eran manchas verdes yendo y viniendo rápidamente. Sirius reconoció a su hermano perseguir la Snitch rápidamente, y a Avery moviéndose de un lado a otro, esquivando la blodger para meter un tanto. James y Sirius, sin siquiera darse cuenta de que ambos lo deseaban, observaban la blodger acercarse peligrosamente, ambos querían que le diera un golpe a Avery y que cayera. Skye se metió en medio y con un gran movimiento del brazo le dio un fuerte golpe a la blodger desviándola lejos. James refunfuño algo entre dientes, Sirius trato de no evidenciar los…¿celos que tenia? No, no eran celos, no podían ser celos, el jamás estaba celoso; trato de convencerse.
Las serpientes descendieron en picada y les dedicaron miradas acecinas a los Gryffindor, todos excepto Regulus y Skye. El menor de los Black se mostro indiferente a la presencia de su hermano, y Skye fue directo a guardar las pelotas. Ella era la última en irse. Le entrego la caja de las pelotas al capitán del equipo con una sonrisa, y fue a saludar a su hermano y a Sirius, radiante como siempre.
-Hola James! Sirius! ¿Cómo…estan?-no pudo ni terminar la pregunta antes de que James la ignorara y se encaminara hacia la cancha sin decirle nada, Sirius se quedo parado frente a ella y en silencio. Skye se volteo a ver a su hermano irse, y volvió a mirar a Sirius confundida-¿Qué le pasa?-le pregunto.
-Te vio con Avery-contesto seco.
-¿Y por eso esta asi?-inquirio incrédula Skye-Tonto-murmuro para ella misma.
-Los rumores no te dejan muy bien parada-le dijo Sirius a modo de respuesta.
-¿Qué rumores?-pregunto Skye sin comprender.
-Esos de por ahí que dicen que te estas acostando con el.
Skye abrió grande los ojos, y pestañeo sorprendida. Frunció el ceño molesta.
-¿Y se los cree?-pregunto sin podérselo creer ella misma.
-Todos en Hogwarts saben como es Avery- respondió Sirius, aun serio-Cada chica que sale con el termina abriendo las piernas, no serias la excepción.
Skye le dedico una mirada de hielo.
-Por un momento creí que hablabas de ti-ahora la molesta era ella.
Sirius no dijo nada.
-No te creas que cualquiera puede conmigo, Sirius-el fuego de ese fénix dentro de ella se reflejo en sus ojos-. Pero si me acosté con Avery o no, ese es asunto mío.
Sirius se encogió de hombros, haciéndose el que no le importaba.
-Pues a mi no me interesa lo que hagas con tu vida, Skye.
-¿Por qué me tratas asi?-le pregunto mirándolo dolida, que le había hecho ella para que fuera tan…malo?
-¿Así como?
-Asi-le dijo-me tratas como si hubiese hecho algo muy malo, y no he hecho nada para que me traten de este modo.
Skye era sensible, solía llorar con facilidad si las cosas en verdad le dolían. Sirius siempre le había gustado, desde niños, y había llorado noches enteras después de haberlo visto besándose con chicas distintas. Había conseguido superar gran parte de eso, pero él le gustaba, era su amor imposible. Un día antes la había invitado a salir, y hoy la trataba como si hubiese cometido el peor de los errores. No quería llorar.
Volver arriba Ir abajo
Jess White
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Mortifago Femenino Cantidad de envíos : 1155

Fecha de inscripción : 06/02/2010

MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   Vie Feb 12, 2010 1:10 am

Sirius no llego a aguantar esa mirada de dolor tan explícita en los ojos de Skye, iba a contestarle para dejarle en claro de que lo último que haría sería lastimarla, pero la voz de una chica lo interrumpió.
-Hola Sirius-lo abrazo por detrás y le dio un beso en la mejilla.
Skye miro a Ana solo un momento y luego a Sirius. Ana se abrazo a Sirius por la cintura, y miro a Skye.
-Hola, soy Ana-saludo, tratando de ser educada-Eres la hermana de James ¿cierto?
Skye desvio sus ojos hacia la chica, la miro de arriba abajo, alzo una ceja, y envarada en toda su altura se alejo de la parejita a grandes zancadas. Sirius la siguió con la mirada hasta que desapareció en los vestuarios.
-Ay, qué poca educación-comento Ana, mirando a Skye también-No me extraña que sea una Slytherin.
Sirius la miro dándose cuenta de que la tenia abrazada a si mismo.
-¡Black! No tenemos tiempo para tus citas-le grito el capitán del equipo desde lo alto, montado en su escoba, como todos los del equipo.
-Tengo que ir-le dijo a Ana, separándose de ella.
-Te esperare en las gradas.
Sirius ni asintió ni dijo nada. Se monto en su escoba y dio una fuerte patada en el suelo, elevándose muy rápido.

James ignoro a Skye, Skye ignoro a Sirius, Remus intento arreglar las cosas, Peter aprovecho para dejar mal a Skye, y Lily rechazo a James una vez más.
Sirius iba camino a la clase de defensa ese día, James ya debía de estar ahí, Remus igual. No estaba llegando tarde, había muchos alumnos en la entrada del aula, James y Remus recostados contra la pared conversando, cerca de la puerta. Los Slytherin andaban por ahí también, y lo ignoraban como siempre hacía la mayoría de las serpientes. Skye estaba ahí también, era obvio porque ella también era una Slytherin; Sirius la miró, tenía los ojos rojos, irritados, ¿había estado llorando?, y su cabello estaba suelto, largo, desvaído, estaba pálida, lucía deplorable. A Sirius le hubiese gustado preguntarle que le pasaba, y poco le hubiese importado enfrentarse a la montaña de Slytherins a su alrededor, pero James lo observaba de lejos y el era importante, era su mejor amigo.
Siguió de largo hacia donde se encontraban sus amigos, con la duda en su cabeza.
Ninguno de ellos habló sobre el rostro demacrado de Skye, ninguno de ellos se animó a hablarle. Pasaron toda la clase sin prestar ni la más mínima atención al profesor, era una clase que a todos les gustaba, y ninguno tenía nada de interés en ella. Cuando la campana sonó y la clase terminó, todos salieron rápido, Skye fue la primera que se escapó del aula, Sirius se decidió entonces a seguirla. Dejó a James y a Remus con la palabra en la boca y salió corriendo pechando Slytherins y Gryffindors, para alcanzarla.
-¡Hey!¡Skye!-gritó, ella debió de oírlo pero siguió caminando más rápido-¡Skye! Espera-la alcanzó y la tomó del brazo.
Ella se dio vuelta y lo miró con sus ojos rojos; Sirius sabía que ella era hermosa, y podía verse parte de esa belleza escondida en su rostro demacrado.
-¿Estás bien?-fue lo único que se le ocurrió preguntarle; ella lo miró y suspiró.
-No.
-¿Qué te pasa?-preguntó preocupado, no le gustaba verla así, no estaba acostumbrado a verla tan triste.
-No me siento bien, es todo-susurró, reacia a contestar.
-Estuviste llorando, ¿cierto?-no pudo contener el impulso de acariciarle la mejilla, dejando su mano posada ahí.
-¿Y si así fue, qué?-se mostraba desafiante, aún como estaba, todavía no había olvidado lo que Sirius le había dicho en el campo de Quidittch la semana anterior.
-Bueno, lloraste por alguna razón ¿no?-se aclaró a sí mismo y a ella- Y me gustaría saber quién te hizo llorar para reventarlo a golpes-le dedicó una pequeña sonrisa.
-No quiero que lo revientes a golpes, en realidad, el tuvo solo un poco de culpa, yo simplemente fui una idiota.
-¿Fue Avery, el te dejó así?-inquirió Sirius, comenzando a enfadarse.
-No…yo…-suspiró-yo simplemente me di cuenta de que tenías razón, y que…bueno, el quería eso de mí, acostarse conmigo, y debí darme cuenta-Skye lo miró, un poco dolida, algunas lagrimas empezaron a caer-.¿Por qué soy tan idiota? ¿Es que no existe un chico en el mundo que pueda quererme de verdad?
Sirius la miró llorar, no le gustaba verla así. Creyó que cuando Skye comenzara a llorar se sentiría incomodo, pero no fue así. La abrazó fuerte, consolándola; le hubiese gustado contestarle esa pregunta. Él la quería de verdad, ahora se había dado cuenta.
La separó de él y la observó de cerca, Skye lo miró. Sirius posó sus manos en sus mejillas y atrajo su rostro hacia el suyo, acercando sus labios a los de ella, muy cerca y sin besarla todavía le susurró:
-Yo te quiero- y posó sus labios en los de ella, besándola con ternura.
No había olvidado la promesa que le había hecho a su mejor amigo, pero no podía mantener su palabra esta vez. Ella era importante.
Volver arriba Ir abajo
Jess White
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Mortifago Femenino Cantidad de envíos : 1155

Fecha de inscripción : 06/02/2010

MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   Vie Feb 12, 2010 1:12 am

bueee...hasta aqui llega.Es un final abierto, tal vez, si me puedo conectar alguna ptra vez lo continuo...por ahora esto es lo que tengo para ofrecerles.
:bye:
Volver arriba Ir abajo
Remus Lupin
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Masculino Prefecto Gryffindor Cantidad de envíos : 279

Fecha de inscripción : 05/02/2010

MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   Vie Feb 12, 2010 2:59 am

Meeeeeeeeeee encantóooooooooo, sabelo (Y)
Ojala la puedas seguir, va muy bien, en serio (:
Volver arriba Ir abajo
Jess White
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Mortifago Femenino Cantidad de envíos : 1155

Fecha de inscripción : 06/02/2010

MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   Vie Feb 12, 2010 3:04 am

graicas Smile jeje, tal vez lo haga :muajaja:
Volver arriba Ir abajo
Riin Kamiikaze
Gryffindor
Gryffindor
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 70

Fecha de inscripción : 15/03/2010
Localización : Un dia por aqui, otro por allá...

MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   Mar Abr 06, 2010 12:32 am

estaa mui wenoop..!
(GOO)
qieroo conti..!
(GOO)
(GOO)
okok, muchoos goos...
(x
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Uno mas para los Merodeadores   

Volver arriba Ir abajo
 
Uno mas para los Merodeadores
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ayuda.para pasar datos del editor con el USB a otro ordenador
» Dinero para traspasos
» Roberto Lopez resive ofertas para regresar a españa ...
» Normas para la sección Salón de la Fama (Lectura obligatoria)
» ¿Necesario update 1 para update2?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Generaciòn Merodeadora :: Rol Off ~ :: Fan Fics-
Cambiar a: